jueves, 8 de julio de 2010

Nadie vio "Precious"

video

Mucho se ha repetido, en el marco del debate por el matrimonio gay, que debía protegerse el “derecho del niño a tener una madre y un padre”. En esta línea, “Queremos mamá y papá para nuestros hijos” es el lema que encabezará la marcha al Congreso del próximo martes.

Ahora bien, como la alegría no es sólo brasilera, tampoco este debate es sólo argentino y este pegadizo slogan también surgió en España cuando, allá por el 2005, se debatía lo mismo.

Al respecto opinaba la socióloga Inés Alberdi en el diario “El País”:

“¿Y qué decir de los niños o jóvenes que quedan huérfanos? ¿Dónde está su derecho a tener un padre y una madre? ¿Qué van a hacer los obispos y los señores del PP para garantizarles ese derecho? ¿Podrá ser establecido el matrimonio obligatorio de los viudos y viudas para garantizarlo? ¿En qué plazos? ¿Con qué urgencia?...”[i]

Podemos ver que cuando un “derecho”, en la práctica, puede volverse inexistente e imposible de garantizar, no puede ser llamado derecho.

Ahora supongamos que, como muchos derechos que no se cumplen en Argentina (salario “digno”, comercio libre, etc.), efectivamente se consagrara éste también. ¿Por qué deberíamos siquiera considerar la alternativa mamá-papá como mejor a papá-papá o mamá-mamá? ¿Qué es primordial a la hora de criar un niño? ¿El sexo de sus padres? Evidentemente nadie vio “Precious[ii]”.

En la película (“Preciosa” en castellano), la protagonista Clareece Precious Jones es una niña de 16 años que se encuentra por segunda vez embarazada de su padre biológico. Por otro lado, su madre, Mary, no sólo maltrata física y verbalmente a Clareece sino que también la obliga a mantener prácticas sexuales con ella. La imagen de familia perfecta que se ilustra con el fondo naranja cambia de tonos rápidamente.



Estimo que con buena voluntad, quienes dicen defender este “derecho” de los niños lo hacen queriendo lo mejor para éstos y suponiendo que el hecho de tener un padre y una madre garantiza automáticamente una crianza con amor y contención para los chicos, cosa que deben juzgar imposible bajo una crianza “gay”.


Como vemos en el video, Precious también creía en esto. Sin embargo, su realidad fue bien distinta. A la hora del amor por un hijo, citando a Rodrigo, "no importa raza, religión ni color...". El amor es propiedad de los individuos libres, no de los hombres, no de las mujeres, y no necesariamente del hombre y la mujer en pareja.


Entonces: si en algún momento te encontraras en situación de dar un chico en adopción ¿qué elegirías? ¿Una pareja de hombre y mujer que pueda resultar monstruosa? ¿O una pareja de dos personas del mismo sexo que pueda resultar maravillosa?


No es justo que una ley impida este eventual segundo escenario.

[i] http://www.elpais.com/articulo/opinion/Derecho/tener/padre/madre/elpepiopi/20051003elpepiopi_9/Tes
[ii] [ii]Película del año 2009 basada en la novela “Push” de la autora americana Saphire.

8 comentarios:

  1. contesto tu pregunta. Elegiria dos padres de diferente sexo, heterosexuales que sean cariñosos. "Two wrongs don´t make a right", que una pareja heterosexual no sepa criar un hijo no le da derecho a dos gays a hacerlo. Eso es mezquino!!!!!!!!!!! padre y madre dijo la naturaleza, y tu logica es chata, mediocre y lamentable. Porque no buscas probar mediante evidencia cientifica seria e incontrovertible que en efecto padres de un mismo sexo brindan el mismo entorno de desarrollo necesario que padres heterosexuales sanos y buenos? Porque no podes. Chau.-

    ResponderEliminar
  2. primera nota con la que estoy de acuerdo!

    anonimo...LTA!!!!!!!

    ResponderEliminar
  3. Anónimo:

    Aparte de ser chato, simplista y falaz con tu “padre y madre dijo la naturaleza” te invito a que muestres esos estudios científicos ‘serios’ e ‘incontrovertibles’ que decís que existen para sustentar tu punto de vista retrógrado y conservador (porque realmente, dudo que existan). Sí hay muchos proyectos se supuesta rigurosidad científica que suelen basarse en prenociones poco sólidas como los alegatos a la naturaleza o a la religión…

    Este es un debate cultural y político, la ciencia (y sobre todo, las perspectivas científicas positivistas) tienen un aporte extremadamente reducido para el abordaje de este tipo de discusiones en las que el punto central deviene de una raíz ‘filosofica’… por llamarle de alguna manera.

    Así que si sos tan piola para mandar un mensaje agresivo (y anónimo) estaría bueno también que compartas esos estudios re grosos, re científicos y re serios que decís que hay para probar tu punto.

    Y por último te cuento que un homosexual no es una aberración de la naturaleza.



    Me parece importante destacar que este planteo (matrimonio gay/adopción) encierra muchas cuestiones y aún dejando de lado la comparación con familias heterosexuales dañinas, sigue siendo poco sustentable negar ese derecho sin caer en fuertes discriminaciones. La familia como institución hoy en día atraviesa innumerables defasajes, crisis y fisuras… el matrimonio cada vez es menos sustentable… entonces, ¿cuál es el problema de reestructurar la forma en la que los entendemos? No creo que sea relevante la sexualidad de los padres, ni el género… de hecho, la estructura mamá-papá no es garantía de nada. Me parece que son restricciones de otra época, y lo único que hacen es promover concepciones injustas del estado derecho.

    Por primera vez estoy (casi) de acuerdo con el autor del Blog.

    Un beso!

    ResponderEliminar
  4. Por más que coincido con la conclusión, no coincido con el argumento. "¿Y qué decir de los niños o jóvenes que quedan huérfanos?" equivale a comprobar por el absurdo, recurso que sólo funciona para matemática.
    Los que dicen no tener problemas con la homosexualidad pero dicen estar en contra de la supuesta "familia disfuncional" con dos padres del mismo revelan sus verdaderas intenciones. ¿Qué sería lo peor que puede pasar si una pareja homosexual cría un hijo? ¿Que el hijo sea homosexual? Si dijimos que no tenemos problemas con la homosexualidad entonces no tendríamos de qué preocuparnos.
    Respeto más al facho que no quiere que haya homosexuales en el mundo por sobre el hipócrita que dice "Que haya homosexualidad, pero que sean pocos y no me jodan".

    ¡Abrazo!
    Leni

    ResponderEliminar
  5. 100% de acuerdo con Angelitomet... Anónimo: LTA!

    Solo para agregar algo...
    En Precious, el personaje más "cariñoso" y "maternal" con la protagonista es la maestra que oh casualidad! es torta.

    Aunque en este caso estoy de acuerdo con la conclusión (No es necesario ser heterosexual para criar y educar a los hijos) no se si porque un derecho se torne dificil o en ciertos casos imposible de ejercer o ser garantizado deja de existir...

    Si aceptamos estos argumentos, mañana nos van a decir que como hay un 40% de trabajadores en negro, mejor no garanticemos salario digno ni aportes, que a la larga es la idea del blog.

    Más allá de todo... Gracias Nestor por votar a favor de la igualdad de derechos.

    ResponderEliminar
  6. Estimados! Gracias por la participación. Sobre el primer comentario sugiero lo diguiente:

    Lo que se supone siempre es la inocencia. Es decir, si estás por ir a la cárcel, vos no tenés que probar que sos inocente, es la otra parte la que tiene que probar que efectivamente sos culpable. Entonces: La evidencia científica y bla bla la deberían buscar para probar que efectivamente es perjudicial para una persona ser hijo adoptivo de dos gays.

    Y aún así ¿Cómo lo van a probar? ¿Qué parámetros? En fin..

    Leni: sobre lo que llamás "absurdo" yo creo que no es absurdo sino una situación que tiene poca probabilidad de ocurrencia. Seguramente pocas veces se vea que un chico tiene padres mountrosos y su alternativa es la de ser criado por una pareja homosexual buenísima. PERO PUEDE PASAR, y yo pienso que si una ley no habilita esto, entonces es una ley INJUSTA Y DISCRIMINADORA.

    Cocodrilo, siempre yendo más allá. Me gusta, así que me has desafiado para que desarrolle el tema de qué es un derecho en otra entrada. Porque de verdad entiendo que situaciones como éstas hacen que el mote "derecho" no aplique, lo mismo en la situación que citás vos.

    Abrazos!

    ResponderEliminar
  7. ¿El argumento se sostiene en una pelicula? ¿En una ficción que hace quedar a la pareja homosexual como lo mejor del mundo, al compararla con la peor posibilidad? Claro, si contrastamos cualquier tipo de padres con una monstruosidad como lo hace esa película, nos parece que sólo importa el amor.

    Claro que el amor importa, y mucho, pero no todo es amor. El amor no puede hacer que la realidad sea distinta de lo que es: un hombre, por más amor que tenga, por más buena persona que sea, nunca será una buena madre. Hay una realidad biológica que no puede ser ignorada: la mujer tiene un desarrollo hormonal y unas aptitudes que le otorga su naturaleza, que la constituyen como madre en potencia. Lo mismo con el hombre y la paternidad. Negar esto es negar que haya alguna diferencia entre hombres y mujeres, yendo en contra de la experiencia, el sentido común y cualquier estudio científico, antropológico y psicológico serio.

    Si no hubieran miles de parejas heterosexuales buenas (dispuestas a dar amor) esperando poder adoptar, es decir: si faltaran adoptantes aptos, recién ahí consideraría el darle chicos a las parejas homosexuales. Hasta tanto, busquemos que es lo que la naturaleza fijo como el ideal para el desarrollo afectivo, psíquico y social para un niño.

    Estudios científicos serios al respecto son los de Rekers (2005), Byrd (2005), Golombok y Tasker (1996), Orme y Buehler (2001), y hay varios más.

    ResponderEliminar
  8. Estoy muy en desacuerdo con esas afirmaciones…

    Es cierto que se habló mucho últimamente sobre el tema de casamiento gay a la par de los problemas que tiene la Ley de adopción. Sin embargo, creo que aunque sean asuntos que guardan relación, responden a problemáticas distintas. Por otro lado, creo que el debate tiene que llevarse a cabo sin la necesidad de comparar con una posible pareja heterosexual dañina.

    Me parece recurrir a la naturaleza y al ideal biológico no debe ser nunca el recurso definitivo e inequívoco. El ser humano, a diferencia de otras especiales, tiene la capacidad de crear y recrear cultura. Veo muy conservador el restringirse a esos mandatos sólo porque ‘naturalmente’ es así.

    Tampoco me parece que el desarrollo hormonal de mujer y su ‘maternidad en potencia’ sea un elemento relevante a hora de pensar en la crianza (aunque me parece importante destacar que no es correcto definir a la mujer por sus ‘cualidades reproductivas’, el formar una familia es una elección, no un destino… la mujer se define por otros atributos). La maternidad, paternidad y crianza en realidad no son resultado de la naturaleza, sino de procesos históricos y culturales. De hecho, la antropología da cuenta de las diversas formas en las que esto fue llevado a cabo a lo largo de la historia (y muchas de ellas se contraponen con el sentido común que tenemos ligado a esas cuestiones porque hasta hubo tribus donde las madres no cuidaban a sus bebes, apenas los amantaban los primeros días). Por eso no creo válido argumentar que el matrimonio gay no es viable porque un padre no puede hacer de madre… en todo caso, me parece que es momento de deconstruir esas categorías… no creo que sea necesario seguir pensando a la familia en esos términos. Y si, si estamos hablando de habilidad para criar… hoy, siglo XXI, dudo que haya diferencias destacables entre los géneros o, en todo caso, son cada vez más difusas. La familia no es un modelo natural… es histórico, sociológico y cultural.

    Me parece que el género y la sexualidad de los padres es un detalle cuasi-anecdótico en lo que es la crianza. Creo que el matrimonio gay es un requerimiento básico de igualdad y justicia y, a la par, que al momento de la adopción debería ser irrelevante si se trata de una pareja homosexual o heterosexual. Ni en género, ni la sexualidad son parámetros que garanticen estabilidad, contención, moral o todo lo que pueda ser requerimiento para criar un niño. Dos hombres o dos mujeres pueden ser tan buenos padres como cualquier pareja heterosexual… si nos restringimos a la necesidad irrevocable de tener ‘mamá’ y papá’ nos resultaría hasta impensable que un viudo/a pueda criar bien a su hijo…

    Un saludo

    ResponderEliminar